Share This Page

Client Testimonials

"We enjoyed being in a small, friendly Spanish community with such easy access to the town.  The apartment is very comfortable.  We made good use of the extensive library and the garden and pool – a lovely way to relax after a hard day’s ‘culture’!"
Linda & Robin Bell, Todmorden, Lancs

Carta al director PDF
 

Prohibido fumar en lugares públicos

alt  SUR, 21 January 2010

 

 

Parece ser que los hosteleros están muy preocupados por la prohibición de fumar en sus locales, y yo creo que lo que tienen que hacer es preocuparse por cocinar mejor en lugar de pensar en la gente que dejará de ir a su local porque no se fuma. 

A mí, desde luego, me conquistan por el paladar, no por el 'Chester' o el 'Marlboro' que se fuma de el de al lado.  Muchos de mis amigos piensan igual; a otros, indudablemente, les cabrea esta decisión.
Yo fumo, con moderación, pero creo que esta decisión, caso de llevarse al cabo, es algo que nos beneficiará a todos.  El ‘fumeteo’ social existe.  Es una evidencia, ya que sólo hay que observar cómo cuando alguien enciende un cigarro se produce el efecto dominó y todos abren la cajetilla.  En breve, una cadena de ‘palitos de cáncer’ empezará su juego, y el que no fuma…que se joda.  Y eso es lo que no me parece bien, por eso, me encantaría que ocurriera como en Italia; sí, ese país desastroso pero que llevan esta norma a rajatabla.  Nadie fuma en un local público.  No hay excepciones.  Sinceramente, fue un gustazo esos cinco días que pasé en Roma.  Enhorabuena, en este sentido, queridos italianos.
Así pues, conmino a los hosteleros a que se pongan las pilas en la cocina, y a los fumadores como yo, a la calle a fumar.  ¿Hace frío?: no fume, y si hace calor, lo mismo le digo, y si le da pereza salir, pues mucho mejor; un cigarrito que usted se evita.  He ahí un sentido positivo a la pereza.  Muchos cigarros dejarán de encenderse por esas sencillas cuestiones, por lo que los beneficiados serán tanto como los no fumadores.

 

Vicente Camacho Vela, Málaga