Share This Page

Client Testimonials

"We used Paul to help us organise a wedding in Ronda for my English daughter and Scottish son-in-law. It was a very tricky matter, because it is not normal for foreigners to marry in the town. Nevertheless, we persevered and Paul did all the interpreting, talking to officials and making phone calls on our behalf. Needless to say, the wedding went perfectly, with a large part of the thanks going to Paul."
Mary Jackson, Colwyn Bay, Wales, May 2006

Las bombas que no mataron PDF
 

Las bombas que no mataron

    EL CORREO (Vizcaya), sábado 11 de diciembre de 2.010 

Una historia fascinante desde la Guerra Civil



Un guardia de asalto recoge un obús enemigo que no llegó a estallar, en Guadarrama. / Archivo Rojo. Autor: Albero y Segovia
 
Un obús había tocado el edificio, pero no había estallado. Había pasado a través de las viejas gruesas paredes y se había tumbado a descansar a través del umbral del dormitorio de los guardias. La madera del piso estaba humeante aún y en la pared de enfrente había un roto. Una hilera de volúmenes del diccionario Espasa-Calpe había brincado en un remolino de hojas sueltas. Era una granada de 54 centímetros, tan grande como un recién nacido.

Después de conferencias sin fin aquí y allá, vino un artillero y desmontó la espoleta; el obús vendrían a recogerlo después. Los guardias transportaron el enorme proyectil, ahora inofensivo, al patio. Alguien tradujo la tira de papel que se había encontrado en el hueco entre la espoleta y el corazón de la bomba. Decía en alemán: ‘Camaradas: no temáis. Los obuses que yo cargo no explotan. Un trabajador alemán’.

Para leer más, haga clic aquí.

© elcorreo.com

 

Tags: Guerra Civil, bombas, obús, EL CORREO, trabajador alemán, www.elcorreo.com

 

 

Add comment


Security code
Refresh